Ajedrez, General, Varios

“Operación Stonewall”, por Horacio Kiel

Juan A. R. ParraUn nuevo “cuento”, como él mismo lo llama, desde Uruguay por Horacio Kiel, que, como en él es habitual, mezcla ficción y realidad. En esta ocasión está relacionado con el ajedrez, más concretamente con un esquema de apertura denominado “Sistema Stonewall”, conocido en español como Muro de piedra. Básicamente es una variante de la Defensa Holandesa (peones en f5, e6, d5, c6), aunque también se utiliza con las piezas blancas (peones en f4, e3, d4, c3), en cuyo caso se suele denominar Ataque Stonewall, y tiene algunos puntos en común con la variante del Sistema Colle-Zukertort en la que las blancas juegan Ce5 y f4.

Sin más dilación, pasemos a leer este entretenido relato.

OPERACIÓN STONEWALL

Cuentan que un prisionero organizó cierta vez un campeonato de ajedrez en una fría cárcel de Siberia. Su nombre no trascendió sino solo su seudónimo, pero sí el método de juego que empleaba tanto con blancas como con negras. Dicen también que el convencimiento en su sistema de juego era tan grande que logró ganar el torneo sin mayores inconvenientes. Cuando enfrentaba a un oponente por segunda vez con blancas variaba mínimamente su idea pasando a encubrir su temible Ataque Stonewall iniciando con el Sistema Colle, cuando la diferencia al inicio es básicamente el momento en que se juega f4. Lo curioso de ese torneo fue que de alguna manera convenció a la mayoría de los carceleros de participar, e incluso al director de la cárcel, el temible Erick Bronstein -que por cierto nada tiene que ver con el gran David Bronstein, legendario jugador conocido como “el hechicero”-. El señor Bronstein, con su capa negra haciendo juego con sus relucientes botas, bien hubiera matado a más de uno del susto si se hubiera enojado, pero por suerte era un hombre muy tranquilo casi todo el tiempo. Transmitía control y seguridad. Aunque tenía una importante debilidad (desde el punto de vista del jugador) y es que subestimaba el Ataque Stonewall por considerarlo de principiante. Parece que el jugador tenía un nombre curioso que nadie comprendía muy bien, así que le decían Killer porque sonaba parecido y también porque cuando jugaba parecía estar en medio de una guerra, tal vez en alguna trinchera invisible, o quizá en un cuartel general acampando cerca del enemigo. Fuera de eso era muy sociable y despreocupado en casi todo lo demás. El juego lo absorbía por completo. Decía que era una cofradía donde sólo los predestinados lograban entrar. Tal vez sea cierto, no hay forma de probarlo, pero bien, el señor Killer designó al torneo Caissa, por lo diosa del ajedrez, aunque en su interior lo denominaba Operación Stonewall, pues eso era para él. Una vez al parecer un interno le hizo una broma al respecto y él tomó el desafío de demostrar que su Ataque Stonewall derribaría todos los muros de la prisión, y a esto denominó la Operación Stonewall.

Él siempre se comunicaba en un inglés muy rudimentario, pues no hablaba ruso, y era un verdadero enigma la razón que le había llevado a una prisión tan dura y fría como esa. Decían que era un infierno, y sin embardo para el señor Killer era una maravilla, pues contaba a veces que en su país de origen era difícil encontrar gente que jugara al ajedrez, y los que lo hacía no pasaban de saber las reglas y nada más. Sus observaciones siempre llamaban la atención, pues sin querer precisar exactamente su nacionalidad solía decir que allí el deporte nacional era la prostitución y el negocio principal el fútbol. Se podía notar cuanto despreciaba a su país, al punto de considerar toda una blasfemia el simple hecho de nombrarlo. Esto sumado a su forma casi artística de jugar llamaba mucho la atención e inspiraba el respeto hasta de los peores delincuentes. En fin, él seguía jugando. Lo hacía de forma tal que su pasión se contagiaba por todas partes calentando los muros de piedra como si se estuviera derritiendo la prisión entera. Era irresistible.

En la semifinal, luego de ganar en reñida lucha a su adversario por dos y medio puntos contra uno y medio, un guardia se acercó y amablemente le preguntó si podía decirle cuál era su país de origen. Para asombro de todos, Killer se limitó a escupir en el piso, se encogió de hombros y subió a su celda a dormir luego de encender un incienso de pino de la India, uno de los lujos que podía darse por enseñar ajedrez a los hijos de algunos guardias. Sí, era un tipo un poco extraño, pero al mismo tiempo inspiraba confianza. El director Bronstein le decía en ocasiones que él era la única persona en la historia que había logrado ser realmente feliz en su prisión. Tal vez sea cierto. En su país la prostitución es un trabajo que algunas personas hacen por diferentes circunstancias -le decía Killer-, en el mío es un deporte que la gente practica por simple costumbre. Aquí juegan al fútbol porque es un deporte, en mi triste país es un negocio millonario que usan los delincuentes para hacerse ricos. ¿Cómo no estar feliz aquí en tu hermosa prisión? El frío no me afecta tanto en comparación.

Aun así jamás reveló el nombre de ese país. Bronstein le decía que si amaba tanto Siberia, su país de origen debía realmente ser una porquería. Pues sí, supongo que así debe ser, la verdad yo tampoco sé de qué horrendo país era Killer, pero él afirmaba que allí a la gente le agradaba vivir así, en la absoluta miseria y barbarie. La depravación moral era una moda y la estupidez era su única cultura. ¿Existirá realmente un lugar así?, me he preguntado muchas veces luego de conocer esta historia. Yo esperaría que no…

Volviendo a la historia, decir que la final entre el director Bronstein y el señor Killer paralizó la prisión al punto que se podía oír por momentos la respiración de los jugadores. Cada movimiento aumentaba las pulsaciones de todo el público. Si la puerta de la cárcel hubiese permanecido abierta durante el partido nadie se hubiera escapado. Nadie. Usted seguro piensa que en esa situación lo hubiera hecho, que se hubiera escapado. Pero no, no hubiera podido hacerlo porque nada más en el mundo podía realmente valer la pena si uno se perdía esa alucinante lucha. Irresistible. Killer sacrificó el alfil de casillas blancas en h7 con jaque. Increíble, pensó, ¿cómo el director Bronstein se deja este típico ataque? Seguro no lo midió bien y pensó que tendría suficientes recursos defensivos. Media hora después seguía el director meditando en las posibles continuaciones luego de capturar el alfil, captura que no podía rehusar.

Justo cuando va a extender su mano para rendirse enarcó las cejas sorpresivamente y comenzó a observar azorado el perímetro de la prisión, gesto que todos los presentes imitaron.

-La Operación Stonewall…- comenzó a decir pero no pudo seguir hablando.
Los muros ya no estaban.

Killer vs Erick Bronstein
Siberia 1907

1. d4 d5 2. e3 Cd7 3. f4 Cgf6 4. Cd2 e6 5. Ad3 c5 6. c3 Ad6 7. Cgf3 c4 8. Ac2 Dc7 9. O-O O-O 10. Ce5 Cb6 11. Df3 a5 12. g4 Ce8 13. g5 Ad7 14. Axh7+ rinden (14…Rxh7 15. Dh5+ Rg8 16. Tf3 g6 17. Dh6 Axe5 18. Th3 Ca4 19. Dh7#). 1-0

Horacio Kiel

Para finalizar, os dejo la partida para reproducir, con algunos análisis ayudado por asmFishWCP 181207 x64.

Nota: un clic en una casilla del tablero realiza una acción, y se puede ver un pequeño texto explicativo al situar el puntero del ratón en ella. Por ejemplo, la casilla ‘e7′ (o ‘d2′ si está girado) permite girar el tablero.

Espero que os haya gustado.

Saludos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
http://www.guapaweb.es/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif